Make your own free website on Tripod.com
DeRemate
Comunidad Magic 
Magic Temuco
Principal
Reportes
Foros
Reglas
Mazos
Noticias
Se busca
Estrategia
Programas
Imágenes
Archivos
Precios
Links

 
Contactos
Magic Temuco
Webmaster
Reportes
Mazos
Estrategia
Editora
ICQ 76296847


necromagic.com



Hecho en Chile

Levanten las manos los mañosos
01 de Junio de 2001
Levanten las manos los mañosos
Por: Pablo Gonzalez Fuente: Necromagic.com

Después de que se publicó mi anterior comentario sobre la forma en que Magic se transforma en un modo de vida, algunos jugadores me hicieron notar otro punto clave y característico dentro de la vida o, mejor dicho, dentro del desempeño de cada individuo como jugador.

La gran mayoría de los jugadores, después de un tiempo, vamos desarrollando ciertos comportamientos que pueden ser denominados "tics" o mañas, que nos perfilan a tal punto que pasan a ser una parte intrínseca de cada uno de nosotros. En las líneas que a continuación les escribo, pretendo solamente mostrar, y no explicar, este tipo de comportamientos. Ellos pueden originarse en factores sociales, económicos o de cualquier otra índole, temas que no competen a un artículo como el presente, sino más bien a un informe sicológico o sociológico, el cual estudie nuestro comportamiento como un grupo unido y cerrado de seres que luchan por el predominio y la superioridad que puede dar un ejército imaginario.

Pasando, entonces, de lleno a las mañas de los jugadores, podemos comenzar diciendo que son diversas y complejas, presentándose usualmente cuando nos enfrentamos a nuestros oponentes, y en menor escala cuando jugamos sólo por diversión. Sin embargo, ellas siempre son parte de nuestros combates.

Tratemos de identificarlas.

La más común se revela en la forma como le barajamos a nuestros oponentes, tratando de despaquetar o arruinar su aleatoriedad: barajamos en cuatro montones o, si queremos hacer más daño, solo hacemos tres montones. Podemos también empezar a contar de manera frenética y constante el número de cartas que tenemos en la mano, una y otra vez, sin cesar. O simplemente, cada vez que nuestro oponente juega un hechizo, lo tomamos y leemos como si fuera la primera vez que lo vemos. He visto como algunos jugadores declaran su paso de robar y apartan la carta correspondiente, para luego, en su primera fase principal, después de haber observado y analizado el juego quince veces, tomarla sin verla, arrastrarla hasta el borde de la mesa y examinarla como tratando de que la carta cambiara de una manera mágica para hacerlo ganador en ese momento. Otros, en cambio, se instalan en la mesa como si fueran a vivir en ella: se sacan la chaqueta y la dejan en el respaldo, ponen su mochila detrás, sacan la caja que contiene el mazo, esparcen los contadores a un lado… Lo único que les falta es traer un café y algo para leer: se acomodan, estiran las piernas y se cruzan de brazos esperando a su oponente, tomándose para cada cosa todo el tiempo del mundo.

Analizando el juego amistoso, existen algunos a los cuales no les gusta que le toquen sus cartas por ningún motivo, lo que incluye a sus oponentes. Otros no son capaces de jugar en el suelo y obviamente hay que mencionar a los hiperquinéticos, los cuales no pueden dejar de moverse en su asiento, mirando para todos lados como pidiendo auxilio, y ordenando sin cesar sus cartas. También están los que no pueden jugar sin su polera de la suerte, o sin el regalo de la novia o, peor aún, si no tienen una carta en borde blanco dentro del mazo.

Quizás estas son las mañas mas comunes y significativas dentro de los jugadores. Ellas son, sin lugar a dudas, el primer síntoma de que nos estamos transformando en un verdadero adicto a Magic. Hay, por supuesto, muchas otras, pero nos faltaría Web para poder mostrarlas en su cabalidad.

Pero estos no son los únicos comportamientos que resultan interesantes de analizar.

Existe un tipo de jugadores que ocupan una técnica "sicológica" para jugar. Más de alguno se debe haber enfrentado a ese jugador que no para de hablar y te cuenta cualquier cosa con tal de desenfocarte, o ese que juega blanco-azul de control, y te lanza, en cada turno, frases como: "Eso no va a pasar. ¿Y no vas a hacer nada? ¿Nada más? Bájate tus monitos nomás. En tu fin tumulto. Lin Sivi, en tu fin te la domino. ¡Ja, ja, ja! Y eso era tu mazo, cualquier híbrido hay ahí.". Al principio puede parecer novedoso y entretenido, pero después se vuelve tedioso y hasta humillante, ya que no puedes hacerlo callar.

En el otro extremo están los que no hablan y adoptan un aire de superioridad, con un silencio que te mata de manera increíble, te desconcierta y descontrola: él lo sabe todo y por eso lo hace.

No falta el jugador que te mira en menos, criticándote cada jugada, diciendo "esta es la jugada que te costó el partido." Claro, puede que no sea verdad, pero el decírtelo hace que repasas y evalúes internamente en tu cabeza la jugada una y otra vez, con lo cual pierdes la concentración en el juego.

Y de seguro alguien ha jugado con el tipo que en cada turno llamó a un juez: "Juez esto, juez aquello…" Así, llega un momento en que empiezas a cuestionarte cada jugada y eso puede costarte el partido.

Otra técnica es la que usan los jugadores de peso, aquellos que llevan varios torneos de importancia y todo el mundo conoce: son simpáticos y amables, conversan contigo y te preguntan por el mazo, inquiriendo cómo lo armaste, qué le pusiste y luego te aconsejan diciendo: "Yo, le hubiera puesto eso en vez de esto otro". Con ello, antes que empieces a barajar, ya te has hecho un lío: te cuestionas porque estás ahí, piensas que tu mazo no está bien preparado, y te complica el sentir que estás frente a un jugador Pro. ¿Qué puede hacer un novato como yo contra alguien como él? Tu ánimo entra en picada y tu oponente sacará ventaja de ello.

También existen aquellos que te dicen : "Juguemos amistosamente". Tú te relajas y empiezas bien. Cuando te equivocas, te dice, magnánimo: "No te preocupes". Luego, él también se equivoca y tú, como un caballeroso buen jugador, se la dejas pasar… Ahí comienza todo: el se aprovecha y empieza a equivocarse continuamente, logrando sacarte de tus casillas y, una vez más, desenfocándote del juego.

Quizás las mañas más reducidas y poco generalizadas, son las de corte mágico.

He visto a jugadores colocar sobre sus mazos algún tipo de piedra o objeto, que les permitiría robar la carta precisa. Cuando alguien toca su piedra, se desmoronan de una manera impresionante, dando por hecho que su derrota es inminente e inevitable.

Hay quienes ponen talco en su mazo, sus manos y todo lo que haya a su alrededor, en una suerte de rito vudú, tratando de intimidar a su oponente y, por supuesto, dejándonos a todos llenos de un polvo blanco que, tal como anda este mundo, puede ser bastante sospechoso…

Pero seamos sinceros: cada uno de nosotros tiene su maña particular. Eso nos hace únicos, pero también quiere decir que, al fin y al cabo, todos somos lo mismo: apasionados jugadores de esta forma de vida que es Magic.

Y no puedo continuar escribiendo, porque tengo que practicar mi maña personal para el próximo juego.
Espero comentarios de ustedes y sus mañas o tics para agrandar este artículo.

Pablo "El Feo" González
Elfeo@necromagic.com