Make your own free website on Tripod.com
wotc2.gif (11495 bytes)  

Simbolos.jpg (3232 bytes)

Principal
Reportes
Mazos
Noticias
Estrategia
Programas
Imágenes
Contactos
Links
 
LATINOAMERICANO DE MAGIC

03 Julio 2000    

LATINOAMERICANO DE MAGIC:
Concilio de Brujos

El fin de semana pasado, brujos, guerreros, elfos y enanos llegaron a la Estación Mapocho para luchar con sus cartas por el destino del mítico territorio de Dominia.


Tienes que leer las Crónicas de Prydain, le comenta un muchacho de quince años a un cabro más chico que está a su lado y que parece ser su aprendiz. Ambos están apilados junto a una veintena de camaradas de armas mirando cómo Mike Elliot, uno de los diseñadores de Magic presentes, enseña trucos de estrategia con su mazo de 60 cartas.

¡Si no las has leído no puedes dártelas de jugador de Magic!, continúa el muchacho. Es como Tolkien, pero más corto. Se lee rápido, si quieres te presto El Caldero Mágico, que es la segunda parte. Vi la película y no me gustó, le responde el más chico, es que es de Disney y ellos no saben nada de fantasía heroica. Ven, vamos a cambiar cartas mejor. Y el dúo deja la demostración de Elliot y entra al hall central de la Estación Mapocho. Junto a Elliot, el dibujante italiano Donato Giancola termina de pintar un cuadro amarillo con un castillo y un dragón. En una esquina escribe: Chile, Magic 2000. Otro tipo comenta que lo que sucede es lo máximo, que es como estar en el concilio de Elrond de El Señor de los Anillos

La escena se repitió todo el fin de semana pasado en el Centro Cultural de la Estación Mapocho, donde más de tres mil personas de entre 10 y 25 años en su extrema mayoría hombres se dieron cita para asistir a la mayor reunión de magos por naipes que se ha realizado en este lado del mundo. Repartidos en mesas a todo lo largo y ancho de la plaza alta de la nave central de la Estación, se sentaron los jóvenes hechiceros venidos de Argentina, México, Brasil, Guatemala, Perú, Venezuela y Uruguay. Un total de setenta profesionales que literalmente echaron las cartas sobre la mesa en un mano a mano por los 11.500 dólares (casi 6 millones de pesos) del primer premio. Y al final sólo dos magos pasaron a la final, Rafael Le Saux (18) de Chile y Gustavo Chapela (19) de México.

El domingo, a las cuatro y media de la tarde, el último par de magos tiró sus hechizos que decidieron el resultado del duelo final. Los rodeaban fanáticos, periodistas de diarios y canales y un par de gringos que escribían todo lo que ocurría en unos powerbook Apple G3. Horas más tarde, cada palabra escrita por estos norteamericanos apareció en www.wizards.com, el sitio web oficial de Wizards of the Coast, la empresa que diseña y comercializa las cartas coleccionables.

Los magos se demoraron poco menos de veinte minutos en decidir quién era el mayor hechicero de Dominia, territorio mítico donde se suceden las batallas reproducidas por los naipes. Al final, Chapela fue superior a Le Saux. No por estrategia o por habilidad, sino porque el factor suerte apuntó al mazo del mexicano. Negro, verde, rojo, blanco y azul, los cinco poderes que representan las fuerzas de la naturaleza terminaron dándole la corona a Chapela.

Hay once arquetipos de mazos. Y eso depende de cada jugador, de cómo construye sus cartas. De hecho el mazo es tanto un hechizo como un arma ofensiva y mucha de la estrategia de combate de tu adversario se basa en observar tus cartas. Chapela sabía que si la final era con un brasileño, su mazo lo iba a derrotar. Por eso se manejaron para que en semifinales los chilenos derrotáramos a las cartas brasileñas y así enfrentarnos a nosotros por el premio mayor. Las cartas mexicanas estaban construidas para derrotar a las chilenas.

¿Entonces fue cuestión de cartas y no de jugadores?

Los mazos representan a la magia, no a los magos. El que triunfa siempre es el mazo mejor armado.

¿Cuánto ganaste por el segundo lugar?

Siete mil dólares (tres millones y medio de pesos).

¿Y qué vas a hacer con la plata?

La voy a usar para el viaje al Mundial de Bélgica, el agosto, y el resto lo voy a repartir con mi equipo.

¿...?

Somos una hermandad, una comunidad de hechiceros. Y ése es el trato que tenemos.

A las cinco de la tarde del domingo ya había campeón latinoamericano, pero nadie quería abandonar el concilio. Quedaba magia para rato. Clases para novatos y juegos para aficionados. Algunos mostraban álbumes de colección y otros negociaban por sesenta cubiertas plásticas para proteger sus trading cards. Pupilos y maestros tiraban cartas y discutían sobre dragones y caballeros.

¿Sólo jugaron Magic?

Obvio, es un campeonato de Magic, responde un fanático que lleva la polera blanca oficial del evento.

¿Pero de otro tipo de cartas: X-Files, Pokémon, etcétera?

Están prohibidas. Esto es Magic. Sólo Magic. ¿No cambias cartas?...

Francisco Ortega